Google+

permaneciendo en la Sana Doctrina


Permaneced en la doctrina de Cristo

2Jn 4-11



La importancia de permanecer en la doctrina de Cristo es tan grande, que de esto dependera nuestra Salvación. Muchas razones pueden explicar el porque ciertas personas se extravían de la doctrina de Cristo, mas lo importante es que nosotros nos mantengamos fieles a ella.

(2 jn 4:9)“ Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Padre y al hijo.”
Estas palabras expresan claramente que cualquiera que no persevera en la doctrina de Cristo es porque no tiene a Dios.
Jn 3:19-20 “ Y esta es la condenación; que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz. Porque sus obras eran malas.” v.20 “ Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.”
Todos sabemos que la luz, a la que el Señor Jesucristo se refiere es él, pues él es luz, y la luz todo lo descubre y pues los malos no les gusta ser descubiertos por lo tanto no aman la luz, ni la verdad, ni al Señor.
Jn 14:21 “ El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, sera amado por mi padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.”
Esta claro que le demostramos nuestro amor al Señor, cuando guardamos sus mandamientos.
2Jn 10” Si alguno viene a vosotros y no tiene esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni digáis ¡Bienvenido!” v.11 “ Porque el que le dice ¡bienvenido! participa de sus malas obras.”
Gá 1:8 “ Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente de que os hemos anunciado, sea anatema.”
No les parece esto lo suficientemente claro, como para no entenderlo!?, Está claro de que no hay “otro evangelio” ¿Como es que han surgido tantas nuevas doctrinas entonces? ¿Y de donde han salido?
Para poder discernir claramente si alguien nos está hablando por la sana doctrina de Cristo, tenemos que conocerla y para esto, debemos escudriñarla, de esta manera le demostramos a Dios nuestro interés por conocerlo y a la vez, no nos dejamos engañar tan facil mente.

Ro 16:17-18 “ Mas os ruego, hermanos que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.” v. 18 “Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras, y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.”
El Señor nos muestra por su palabra como reconocer los que son de Dios, de los que no lo son, cualquiera pues que nos hable de otra cosa que no concuerde con las escrituras, pues este entonces no procede de Dios.
Ti 1:14-16 “ No atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad.” v.15 “ Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.” v.16 “ Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.”
Es muy importante prestar una atención particular a estos versículos, porque nos describen claramente el carácter, el comportamiento de estas personas sin escrúpulos que se hacen llamar “ hijos de Dios” pero no vemos los frutos que deben venir acompañados de todo buen árbol.
2T 4:3-4 “ Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias conscupiscensias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”
2P 2:1-3 “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” v.2 “ Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,” v.3 “ Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.”
Yo sé que al leer estos versículos, hay muchos nombres que se nos pasan por la cabeza, podríamos nombrar un número sin fin de personas que responden claramente a esta descripción, pero no es necesario, solo es necesario conocer la verdad para poder desenmascarar a los falsos, a los lobos rapaces, a los mercaderes de la fe, a los que nos averguenzan a todos nosotros los verdaderos cristianos, que lo único que queremos es dar a conocer la verdad de Cristo, la palabra fiel y verdadera, la única que cambia, transforma, renueva, porque es viva y eficaz.
Es tanta la corrupción que hay, la confusión, para los conformistas que no les gusta leer, que Dios nos manda a cuidarnos aún de nosotros mismos.
1Co 3:18-20 “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.” v.19 “Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: Él prende a los sabios en la astucia de ellos.” v.20 “ Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.”
La única verdad se encuentra en la palabra, ya sabemos claramente que se han levantado muchos falsos profetas, falsos cristos y falsos maestros, que haremos entonces? ¿Nos quedaremos muy tranquilos como si nada estuviera pasando? o predicaremos el evangelio santo y puro, como ya muchos verdaderos siervos de Dios lo están haciendo para mostrar que los verdaderos cristianos no estamos durmiendo, sino velando, hablando la verdad, sacando a luz lo oculto, exhortando a las personas a buscar de Dios y a vivir en santidad, pero dando también nosotros el ejemplo, porque de esto se agrada el Señor. Que seamos pues no solo oidores de su palabra, pero hacedores de ella.
Y esto sí que es un reto, muchos pueden conocer la palabra del Señor, pero muy pocos son los que la hacen! y esa es justamente la diferencia entre los muchos que son llamados y pocos los escogidos, entre los que entran por el camino ancho y espacioso y los que entran por el camino angosto, entre los que dicen Señor, Señor y los que realmente entraran al reino de los cielos!