Google+

Ignorando los tiempos: Antiguo y Nuevo Testamento.

(1 Corintios 9:21) a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley
Y es que es evidente que una es la ley conocida por el pueblo judío y otra muy diferente y mucho más exigente es la ley de Cristo. Al ignorar los tiempos,una de las cosas que más se está ignorando y que es importantísima es la enorme diferencia entre el antiguo y el nuevo pacto. Ignorar esto los ha llevado a buscar tomar todo tipo de promesas para tratar de hacerlas realidad en sus vidas, sin importar el tiempo para el cual fueron hechas. (Además de a quien fueron hechas.) Es notable y además inexplicable de parte de ellos, la forma como seleccionan las promesas que quieren que Dios cumpla, pues por supuesto no buscan validar todas las promesas del viejo pacto sino sólo aquellas (por ejemplo) que traen prosperidad material, ignorando completamente todas aquellas que prometían tremendas disciplinas por el pecado. ¿Por qué solamente valen unas y otras no? No saben cómo explicarlo. Pero la realidad que ellos no explican, es que eligen las promesas de acuerdo a su propio corazón, de acuerdo a lo que ellos creen conveniente. El resultado de esto que están haciendo, es que esta elección hecha sin una mente sin renovar, obviamente los lleva a menospreciar el nuevo pacto, sus ofrecimientos e inevitablemente por supuesto a Jesucristo y la muerte de cruz.
Esta falta de confianza en lo que Dios dice en su palabra, que es prácticamente imposible de mal
interpretar… (Lucas 12:15 )Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia;porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee
pero que no aceptan como verdad, les ha llevado al dar rienda suelta a sus deseos de conquistar el mundo y su riqueza, y por eso tratan de hacer válidas toda una serie de promesas terrenales de salud, prosperidad, éxito, conquista, restitución, etc. Pensando en hacer bien, por ignorar los tiempos, se están aferrando al viejo pacto,ignorando lo que la escritura nos enseña del nuevo pacto y su superioridad respecto del antiguo.
De acuerdo a los siguientes pasajes:( 2 Corintios 3:7 -11.) (Hebreos 8:13)( Hebreos 9:15-17) Hebreos 7:18 - 19 )(Hebreos 8:6 - 7 )Cuando se les compara, el resumen de lo que dicen es que el viejo pacto en comparación con el nuevo es: Un ministerio de muerte, un ministerio de condenación, mientras que el nuevo pacto es un ministerio de justificación.
El viejo pacto
tuvo gloria pero comparado con la gloria del nuevo pacto ya no la tiene.
El viejo pacto está
destinado a desaparecer (sólo está vigente para los judíos que no han creído en Jesucristo), mientras que el nuevo pacto es eterno.
El viejo pacto fue eliminado por su
debilidad e ineficacia, el nuevo pacto si funciona.
Las promesas del viejo pacto
son inferiores a las del nuevo pacto.
Las promesas del viejo pacto
son terrenales, el nuevo pacto da promesas de herencia eterna.
El viejo pacto tenía
defectos por eso fue cambiado por el nuevo pacto.
El nuevo pacto da una esperanza mejor
Todo esto muestra con absoluta claridad que no hay ni una sola buena razón válida, para que un cristiano reclame la vigencia del viejo pacto, o las promesas del viejo pacto para su vida. Mucho menos porque al hacerlo está menospreciando a Cristo y el Nuevo Pacto. Por eso los que lo hacen están cometiendo un gravísimo error. .

IGNORANDO LAS ETNIAS

Al leer la escritura encontramos porciones que fueron dadas a los judíos, a la iglesia cristiana y a los gentiles. Es por lo tanto necesario tener claro de quien está hablando o a quien está dirigida cada porción de la escritura.No tener esto claro nos llevará al tomar lo que fue dicho para unos y aplicarlo equivocadamente a otros. Eso es precisamente lo que en la actualidad muchos ignoran por completo. A quién o a quiénes fueron hechas cada promesa que está en la escritura. Y sin preguntar, simplemente tratan de hacer valido para su vida cualquier parte de la escritura.
Por ejemplo, una de las diferencias que más se ignora es la diferencia que hay entre
la simiente física de Abraham, el pueblo judío y la simiente espiritual, la iglesia. Y toman las promesas hechas a Abraham y al pueblo judío como si fueran ciertas para la iglesia, por supuesto para hacerlo rechazan lo dicho para la iglesia ya que contradice lo que dicen las promesas hechas al pueblo judío de las cuales se han apropiado. El resultado es que han logrado perder muchísimo, (creo que hasta la oportunidad de salvarse) ya que las promesas y la posición de la iglesia son muy superiores a las del pueblo de Israel. 

IGNORANDO LA SECUENCIA DE LAS DOCTRINAS.

 Respecto de la secuencia de las doctrinas en la escritura el ejemplo más claro lo tenemos en la doctrina que muchos consideran la más importante de todas. El sacrificio de Cristo en la cruz. Comienza con un cordero por una persona, luego un cordero por familia, luego un cordero por la nación, y termina con Jesús el cordero de Dios por el mundo. Y así como en esta doctrina hay una secuencia que implica cambios en el comportamiento de aquellos que se relacionaban con Dios, podemos encontrar muchas otras doctrinas que muestran una progresión hasta llegar a ser lo que son en el nuevo testamento. Por ejemplo hay una diferencia fundamental e importantísima respecto de las bendiciones de Dios en el antiguo testamento para su pueblo y en el nuevo testamento para su iglesia. En el antiguo testamento Dios prometió una bendición material a los judíos si eran obedientes a Dios. Sin embargo y eso es muy importante, la bendición material no asegura, ni ayuda a que la bendición espiritual sea una realidad. ¿Dios ha dado dinero a los judíos? Si.Pero eso no evita que cuando se mueran sin aceptar a Cristo se vayan para el infierno. Para su iglesia, Dios ha prometido una bendición espiritual,si confiamos y somos obedientes. Sin embargo paralelo pero opuesto al pueblo judío, esta bendición espiritual no asegura que la bendición de prosperidad material sea una realidad. Por otro lado Jesús en el nuevo testamento va más allá de la ley, no contradiciéndola sino enseñando que aunque cumplir la ley es bueno, no es suficiente y por eso dijo: (Mateo 5: 21 - 22 )»Oísteis que fue dicho a los antiguos: "No matarás", y cualquiera que mate será culpable de juicio.Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga "Necio" a su hermano, será culpable ante el Concilio; y cualquiera que le diga "Fatuo", quedará expuesto al infierno de fuego., El que antes mataba era culpable de juicio, pero hoy el que se enoja es culpable de juicio y si le dice tonto, estará expuesto al infierno de fuego.( Mateo 10:28) No temáis a los que matan el cuerpo pero el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. En este pasaje del nuevo testamento el énfasis es diferente al del pueblo judío que por andar creyendo y obedeciendo a Dios se le prometía protección, prosperidad, larga vida, descendencia,destrucción de sus enemigos, ser cabeza y no cola, etc. Pero aquí el énfasis es:
no importa que le quiten todo, aún la vida. Lo importante es que no se vaya para el infierno.¿Acaso se parece esto a las normas, promesas y al trato con el pueblo judío? Ignorando esta secuencia en las doctrinas, en la actualidad como si no estuvieran incluidos en el nuevo pacto sellado con la sangre de Jesucristo, están enseñando a la gente a pactar, con dinero para obtener respuesta a sus oraciones. (Hay gente que cuentan el testimonio de cuatro o cinco pactos hechos por la misma petición) Es decir están haciendo inútil o no suficiente el pacto hecho con Jesucristo, su sangre derramada, su fidelidad, su amor.Y creen poder remediarlo haciendo pactos, y peor aun con dinero. Acaso no dice la escritura: (Romanos 8:32 )El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Si la vida de Jesucristo no es suficiente muestra del amor de Dios para que responda nuestras legítimas necesidades, un poco de dinero lo convencerá? Cuando escucho esa clase de predicaciones no puedo dejar de pensar en el menosprecio que están dando a la sangre de Jesucristo, y al Nuevo Pacto en el cual estamos involucrados por su Espíritu de gracia. Y la escritura enseña que quienes menosprecian esto recibirán un castigo peor que la muerte: (Hebreos 10:29 ) ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? En el antiguo testamento hacer sacrificios (pactos) era lo correcto,ya que no existia un salvador y servia para expiar los pecados(no para conquistas cosas materiales como se enseña hoy) pero en el nuevo es pisotear al Hijo de Dios, tomar por inmunda su sangre e insultar al Espíritu Santo. En el nuevo testamento el ya hiso el pacto, nada puede ser añadido y lo único que tenemos que hacer es su perfecta voluntad. A esto no hay que añadirle ni quitarle nada. Este sólo ejemplo nos muestra el horror tan grande que es ignorar los tiempos y la secuencia de las doctrinas al ir a la escritura. Y así como hay una enorme diferencia entre lo ofrecido y exigido al pueblo judío y a la iglesia, igualmente habrá una gran diferencia entre lo que vivimos ahora y lo que vivirán los gentiles, incluida la iglesia profesante en la gran tribulación. No tener en cuenta estas diferencias hace que la doctrina se tuerza y una doctrina torcida no tiene la autoridad ni la verdad que tiene la palabra de Dios.

ACEPTAR LOS CONCEPTOS DE ALGUNOS CRISTIANOS COMO INFALIBLES

Este asunto debería estar colocado en el punto que habla de quienes niegan la suficiencia de la palabra de Dios y por lo tanto le añaden conceptos humanos como la filosofía, la ciencia y las nuevas revelaciones. Sin embargo este es un error que está creciendo de tal manera que por eso lo coloco aparte.
El error consiste en tomar como infalibles los comentarios de algunos cristianos, por la trayectoria e
 importancia que estos hombres tuvieron o tienen dentro del ámbito cristiano.
Como si el salir por televisión fuera prueba de sabiduría y veracidad, o como si los grandes o costosos libros dijeran solamente la verdad, o como si el tamaño de la iglesia fuera prueba de espiritualidad. Si lo dijo fulano de tal, entonces tiene validez. Sin embargo es exactamente el mismo error que comete un creyente cuando cree algo respecto de Dios, por la sencilla razón de que su pastor lo dijo, sin constatar en la escritura la veracidad de la enseñanza. (Hch 17:11)Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.
Además hay que anotar que quienes dan validez a estos hombres, normalmente lo hacen sólo cuando lo que ellos dicen apoya sus gustos, cuando no es así, entonces estos famosos hombres dejan de ser dignos de confianza. Respecto de esto la escritura nos muestra que
las reconocidas autoridades religiosas de la época de Jesús, eran las más equivocadas. Y sin embargo, desafortunadamente eran las que más gozaban de credibilidad, por eso el pueblo pidió libertad para Barrabas rechazando a Cristo. También la escritura nos muestra que aún elapóstol Pedro, uno de los 12 apóstoles, se equivocó y arrastró en su equivocación a otros, como consta en la escritura: (Gálatas 2:11 - 13.) Pero cuando Pedro vino a Antioquía, lo reprendí cara a cara, porque era de condenar, pues antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que llegaron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos Por esta misma razón y porque lo único infalible que tenemos es la palabra de Dios el apóstol Pablo nos dice: (Hebreos 13:7) Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta e imitad su fe. No es su conducta lo que debemos imitar ya que su conducta a causa de su mala doctrina, o de su inmadurez puede estar equivocada, como en el caso de la ramera que en Jericó mintió y que aparece en el pabellón de la fe. Sin embargo no se nos está mandando a imitar su mentira, sino a imitar su fe. Por esto no importa qué clase de eminencia haya dicho lo que haya dicho, no importa tampoco cuantos títulos pueda tener, ni siquiera importa la reconocida calidad de las instituciones donde aprendió, ni mucho menos el tamaño de la iglesia o lo largo de su ministerio, si no está conforme a la buena interpretación de la escritura, y a la sana doctrina, no tiene validez.
Algunos creen equivocadamente que tomar la historia de la interpretación de la escritura puede ayudar a esclarecer la verdad en este tiempo. Ciertamente la historia nos puede ayudar a encontrar la verdad o a perderla todavía más, porque lo único infalible es la palabra de Dios.
¿Cómo saber cuáles en la historia estuvieron bien y cuales estuvieron mal? La única respuesta
adecuada es lo que la escritura nos diga de las interpretaciones que en ese tiempo se hicieron.

 NEGARSE A ESTUDIAR Y DEBATIR LA ESCRITURA PARA BUSCAR CONCENSO EN LA DOCTRINA

 Siendo el objetivo de Dios para su iglesia que ésta llegue a la unidad de la fe y del conocimiento, tomar la posición de:
no habrá debates. Es negar el objetivo de Dios para su iglesia. (Efesios 4:14) llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, El método es muy sencillo, es la cadena de varios errores. Les hacen creer que sus líderes tienen toda la verdad o al menos unas verdades tan respetables como las de los otros. Para esto les ayuda la mala enseñanza de que es imposible hallar unidad doctrinal y que cada iglesia tiene su propia "interpretacion". Luego le enseñan a su congregación que no debe haber debates cerrado así la posibilidad de que sean edificados en la verdad. (O que puedan edificar a otros.) Lo astuto de estas artimañas del error es que tomar la posición de no polemizar... Parece una posición muy pacífica, paciente, conciliadora y espiritual. Imaginemos que vamos donde un inconverso y le mostramos un pasaje de la escritura para que crea en Cristo y él nos contesta: "yo tengo mi posición doctrinal y no quiero polemizar" ¿Qué haría usted? ¿Qué esperanza puede haber para él? Pues es la misma esperanza, que hay para aquel cristiano que se cree maduro, que tiene una posición doctrinal cualquiera que sea y cuando se le acerca otro con un pasaje de la escritura que pone en aprietos o contradice su posición doctrinal le contesta: "yo tengo mi posición, no quiero polemizar " No es acaso esa posición de " no quiero polemizar " lo que lleva a los cristianos y a algunas iglesias a convertirlas en sectas, pues pierden la oportunidad de ser reargüidos por la palabra de Dios. Contrario a esto, el apóstol escribió:( 1 Corintios 11:19) Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.


A lo largo de la escritura podemos ver la historia de la redención del hombre, y desde el Génesis al Apocalipsis tenemos que aceptar que ha habido tiempos en los cuales Dios ha tratado al hombre bajo ciertas reglas y luego en otro tiempo ha cambiado (no Dios, él no cambia, sólo) las reglas, para a través de estos cambios, buscar hacer comprender al hombre la verdad acerca de Dios y del hombre. Aunque hay discrepancias respecto de la división de estos tiempos, y aun aunque algunos pretenden negarlos, es evidente que hay una gran diferencia entre el tiempo de la ley, el tiempo de la gracia, la gran tribulación, el milenio y la eternidad, etc. Si al leer la escritura no tenemos en cuenta estos tiempos, vamos a tomar equivocadamente cosas que fueron escritas para otros tiempos.