Google+

Pastores Asalariados

                                                                                


LUCAS 10:29-37



Al meditar en este pasaje bíblico  me doy cuenta, que dentro de este rebaño, que dentro de este redil del Señor, hay ovejas heridas, otras están agonizando y muchas ya han muerto.
¿Cuál es la causa?…¿Acaso el Pastor Jesús, no las curo bien?…¿No las atiende bien?…¿O ¿qué es lo que pasa?Es muy triste la respuesta, pero como la sé, tengo que contestarla...
Existen seres, no sé si llamarlos humanos, porque más bien parecen animales y se han introducido disfrazados de siervos de Dios al redil de las ovejas, y haciéndose pasar como tales, han despojado de su fe y de su lana a las ovejitas que tristemente no han aprendido aun a conocer la voz del Pastor Jesús . Muchas de esas ovejas, seducidas y encantadas por el son de la flauta de los lobos músicos, cuando vuelven a la realidad, se dan cuenta del engaño y traición por parte de aquellos extraños en quienes depositaron toda su fe y confianza, y al verse burladas regresan al cieno del pecado y bajo el yugo del enemigo de las almas, y ya no quieren saber nada del Salvador ni de su pueblo.
Quienes hacen esto a las ovejas, son aquellos a quien el Apóstol Pablo se refiere:
Hechos 20:29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.
Ah, pero, existen también otras ovejas engañadas que a diferencia de las anteriores, no se regresan a las tinieblas, si no que sufren una trasformación anormal, porque de ser ovejas se convierten en lobos, y al experimentar ese cambio, se dedican a hacer a otras ovejas lo mismo que hicieron con ellas. De estos también hablo el Apostol: v.30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Pero, lo mas trágico y más terrible de todo esto....Es de que muchos de los que han sido puestos por Dios para cuidar y apacentar al rebaño, son testigos presenciales de la carnicería que los lobos extraños y de los que se convirtieron en semejantes, están haciendo con el pueblo de Dios, estos, lejos de mover un dedo para defender al rebaño, miran de lejos cual sacerdote o levita cuando vieron al hombre golpeado a la orilla del camino. Y otros hasta participan de las matanzas y asisten a los convites y se sientan a la mesa con los asesinos para devorar la carne de las ovejas de Dios.
De estos nos habla Dios: Salmos 53:4 ¿No tienen conocimiento todos los que hacen iniquidad, Que devoran a mi pueblo como si comiesen pan, Y a Dios no invocan?
A todas luces se ve que a estos impostores lo único que les interesa es la "lana"de las ovejitas insensatas.
Y mi pregunta es: ¿Donde está el pastor que Dios puso para cuidar de esa oveja?
Y la respuesta la escuchamos de los labios del Señor Jesús: Juan 10:12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Esa clase de pastores son cobardes y no le hacen frente a los lobos rapaces, porque lo único que les interesa es el sueldo que reciben por “cuidar” a las ovejas y se escudan con pretextos anti bíblicos como, “no me gusta criticar”, “no debo juzgar” y “yo todo se lo dejo al Señor”.
Se cumple en ellos también la escritura de Isaías 56:10-11 de donde meditaremos un poco:
Sus atalayas son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir.  Y esos perros comilones son insaciables; y los pastores mismos no saben entender; todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su propio provecho, cada uno por su lado.
Así es, a esta clase de pastores de nada les aprovecha tener ojos, ya que para lo único que les sirven es para llenar esos huecos de la cabeza, porque con mucha pasividad miran como por la televisión y radio emisoras; los asesinos despedazan a las ovejas y ni siquiera se inmutan..¿Y donde están los pastores? Si ya los veo... Echados en el colchón de la ignorancia, porque no pueden refutar con la palabra de Dios las herejías y mercadería de los lobos rapaces y terminan aceptando la mentira.
Hay de ellos, porque son semejantes al perro cuyo dueño pago por él, una buena suma de dinero con el propósito de que cuidara su casa y todas sus propiedades, pero lejos de ladrar y así dar la alerta a su amo, mira con profunda calma, como sube y baja por el muro a aquel cuya intención es robar, matar y destruir. A ese perro su dueño lo escogió para proteger y ahora está jugando con el ladrón. Dios dice a través del profeta que son soñolientos y Judas en su carta v.8 los llama soñadores, esta clase de pastores son los que sufren delirios de grandeza y se la pasan soñando con fama, riquezas y aplausos, estos son seguidores e imitadores de otros soñadores y de otros maestros de la prosperidad económica, el evangelio de la avaricia, quienes hacen promesas de abundancia y milagros a sus seguidores y que vendrá sobre ellos una lluvia de oro y diamantes, si les dan grandes suma de dinero. Mientras los pastores asalariados duermen en sus laureles. Pero bien que corren como asna montes en celo tras sus amantes, maestros de modelos herejes y apostatas de Igle-crecimiento para llenar los templos, que para ellos ya no son lugares para adorar a Dios e instruir al pueblo, si no que en sus mentes pervertidas, a la casa de Dios la ven como corrales y a las almas como ganado vacuno al que alimentan con basura y les obligan a producir para mantener sus altos estilos de vida y así les explotan a su antojo. Hay de ellos porque le han dado la espalda al Maestro de Galilea y se han amontonado maestros, maestros falsos, han vendido a Cristo, al Mesías, al hijo de Dios, a Jesús cuyo nombre es sobre todo nombre, y ahora son seguidores de falsos Cristos, sobre quienes el Cristo bendito nos advirtió: Mt.24:4.5 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.  Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.
Estos pastores, ahora “doctores” y “apóstoles” son los que tienen siervos bajo sus órdenes quienes secan el sudor de sus frentes mientras predican o cantan, los mismos que necesitan de guarda espaldas hasta para ir al baño . Hay de ellos porque se han enseñoreado de lo que no les pertenece. El Apóstol Pablo les dijo a los ancianos de la Iglesia de Efeso: Hechos 20:28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
Así que la Iglesia señores pastores asalariados no es propiedad privada de ninguno de ustedes. Las ovejas ya tienen dueño y se llama Jesucristo el hijo de Dios, Él las compró con su propia sangre. Si aún les queda un poco de amor por sus propias almas, arrepiéntanse, antes que el Príncipe de los pastores y dueño legitimo del rebaño les llame a cuentas. Y ustedes ovejas del Señor, pueblo de Dios redimido con la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo, no se dejen enseñorear de ningún hombre, de ninguna mujer de este mundo, por muy grande que sea el titulo que lleven en la frente, ustedes le pertenecen a Dios. Y oren siempre por sus pastores, por esos pastores que aman la sana doctrina, por esos pastores que te amonestan con amor del Señor, ora por ellos, porque están en peligro de extinción, porque Satanás los está buscando para destruirlos, para hacerlos desviar del camino correcto. El “dios” mamon, los baales de este mundo, están sedientos de la adoración de los verdaderos siervos de Dios. Oren por sus pastores, oren por sus líderes que les predican la sana doctrina y a ellos como dice la palabra, háganlos participe de toda cosa buena, no a estos infiltrados a la iglesia del Señor, no a esos que se levantan dentro de la iglesia y que causan divisiones para arrastrar tras ellos a los discípulos, a las ovejas del Señor. Cristo viene pronto Iglesia, mantente firme, despierta, Cristo viene por su pueblo muy pronto.