Google+

UN PECADO GRAVE PERO IGNORADO, LA GULA.


La gula parece ser un pecado que les gusta ignorar a los cristianos. Estamos listos para etiquetar como pecados el fumar o beber, pero por alguna razón la glotonería es aceptada o al menos tolerada. Muchos de los argumentos usados contra el fumar y tomar, tales como la salud y la adicción, se aplican igualmente al comer de más. Muchos creyentes ni siquiera considerarían tomar un vaso de vino o fumar un cigarro, pero no vacilan en atiborrarse de comida en la mesa, hasta el punto de sentirse que van a explotar. ¡Esto no debe ser así!
(Proverbios 23:20-21) nos advierte, “No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos.” (Proverbios 28:7) declara, “El que guarda la ley es hijo prudente; mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.” Proverbios 23:2 proclama, “Y pon cuchillo a tu garganta, si tienes gran apetito.”
 Los apetitos físicos son una analogía de nuestra habilidad para controlarnos a nosotros mismos. Si somos incapaces de controlar nuestros hábitos alimenticios, probablemente también somos incapaces de controlar otros hábitos como los de la mente (lascivia, avaricia, ira), e incapaces de guardar nuestra boca del chisme o del conflicto. No debemos permitir que nuestros apetitos nos controlen, sino más bien debemos ejercer control sobre nuestros apetitos. (Ver Deuteronomio 21:20, Proverbios 23:2; 2 Pedro 1:5-7, 2 Timoteo 3:1-9, y 2 Corintios 10:5) La habilidad de decir “no” a cualquier exceso – el “auto-dominio”— es uno de los frutos del Espíritu que es común para todos los creyentes (Gálatas 5:22).
 Dios nos ha bendecido al llenar la tierra con alimentos que son deliciosos, nutritivos y aún placenteros. Debemos honrar la creación de Dios, disfrutando de estas comidas, y consumiéndolas en cantidades apropiadas, a la vez controlamos nuestros apetitos, en vez de permitir que ellos nos controlen.
Este es un tema que nos hace falta oír a muchos cristianos el día de hoy, normalmente solo vemos como un pecado grave cuando alguien se emborracha o fuma, pero al igual que estos malos hábitos que son pecados porque dañan el cuerpo, también lo es el abuso a la comida, la gula o la glotonería.
(Lucas 21:34)
Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.
(Romanos 13:13)
Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y e
nvidia
CLINICAMENTE LA GULA ES UNA SOBREINGESTA COMPULSIVA Y ES UN TRASTORNO ALIMENTICIO
La persona experimenta ataques repentinos de glotonería en los que come excesivamente alimentos con alto contenido calórico y que suelen estar prohibidos para una dieta.
Después de este ataque de glotonería aparece una fase de restricción alimentaría en la que baja la energía vital y se siente la necesidad imperiosa de comer.
Una vez que se inicia otra sobreingesta, disminuye la ansiedad, el estado de ánimo mejora, el individuo reconoce que el patrón alimenticio no es correcto y se siente culpable por la falta de control.
Glotonería
f. Ansia y falta de medida en el comer:
Sinónimos: Gula, voracidad, hambronería, tragonería, ansia
Antónimos: templanza, inapetencia, desgana

LA OBESIDAD ES UNA ENFERMEDAD CRÓNICA

Estas enfermedades comparten varias características:
*Origen asociado con el estilo de vida.
*Evolucionan de manera progresiva a través del tiempo
*Muchas veces su primera manifestación corresponde a la agudización de alguno de los problemas que las acompañan
*Varias de ellas actúan como condicionantes o favorecedoras de otras
Más allá del volumen de grasa corporal total, que por si misma representa un factor de riesgo, su manera de distribuirse en el cuerpo puede hacer que ese riesgo se incremente, como sucede con la grasa abdominal. Entre estos se ha reportado una frecuencia mayor de casos de hipertensión arterial, diabetes e infartos a edades tempranas.

El comer en exceso trae GRAVES PROBLEMAS al cuerpo, a igual que el licor o el tabaco!!!!

Que importante es que no toleremos mas este mal habito, este pecado dentro de la iglesia que día con día cobra mas vida y aun de muchos ministros. el vencer la obesidad es cuestión de tomar una decisión, así con la fe que tenemos para echar fuera demonios, así con la fe que tuvimos para dejar de fumar o tomar, necesitamos esa misma fe para vencer la gula, la obesidad.

Todo comienza con una decisión, 

Es increíble la manera en que nos hemos descuidado muchos cristianos, nuestra vida enclaustrada dentro de la iglesia nos a llevado a descuidar nuestra salud, no digo que estar gordito sea pecado, sino la GLOTONERIA, LA GULA, el comer en exceso eso si es PECADO .
¿Que reacción tenemos cuando vemos a un creyente fumando o con una cerveza en la mano?
¿Acaso no nos alarmamos y escandalizamos?
¿Y porque no nos alarmamos cuando comemos de mas?
¿No es igual de dañino?

Las estadísticas oficiales nacionales reportan de manera alarmante que sólo en México 35 millones de personas son víctimas de la obesidad y que es ésta la causa más importante para padecer de diabetes mellitus. En la mayor parte de los estudios realizados, el sobrepeso se señala como un factor que genera un riesgo mayor de desarrollar diabetes.

¿Sabias que Dios iguala el pecado de la glotonería al de beber en demasía?

Proverbios 23:20-21
No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos.
Dios Habla Hoy dice
Proverbios 23:20-21
No te juntes con los borrachos ni con los que comen demasiado, pues los borrachos y los glotones acaban en la ruina, y los perezosos se visten de harapos.

La comida es una bendición de Dios pero no la pongamos en primer lugar

Génesis 25:30
dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom.
Esau cambio su primogenitura por la comida
Éxodo 16:3
y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano del Señor en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.
Ezequiel 16:49
He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso.
El pecado de Sodoma no fue solo su sexualidad descontrolada, fue la soberbia, la glotonería y la ociosidad!!!

Filipenses 3:19
El fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.
Vientre: koílos (vacío); cavidad, el abdomen
Versión Biblia de Lenguaje Sencillo
Filipenses 3:19
Esa gente va a terminar en el infierno. Vive sólo para comer, y está orgullosa de lo que hace, cuando en realidad deberían sentir vergüenza. Sólo piensa en las cosas malas de este mundo.
Versión Dios Habla Hoy
Filipenses 3:19
Y su fin es la perdición. Su dios son sus propios apetitos, y sienten orgullo de lo que debería darles vergüenza. Solo piensan en las cosas de este mundo.
No podemos descuidar nuestra salud, comamos con sabiduría, ya no lo hagamos por tener una buena estética, sino para estar sanos!!!
1 Samuel 2:13-17
Y era costumbre de los sacerdotes con el pueblo, que cuando alguno ofrecía sacrificio, venía el criado del sacerdote mientras se cocía la carne, trayendo en su mano un garfio de tres dientes, y lo metía en el perol, en la olla, en el caldero o en la marmita; y todo lo que sacaba el garfio, el sacerdote lo tomaba para sí. De esta manera hacían con todo israelita que venía a Silo.
Asimismo, antes de quemar la grosura, venía el criado del sacerdote, y decía al que sacrificaba: Da carne que asar para el sacerdote; porque no tomará de ti carne cocida, sino cruda.
Y si el hombre le respondía: Quemen la grosura primero, y después toma tanto como quieras; él respondía: No, sino dámela ahora mismo; de otra manera yo la tomaré por la fuerza.
Era, pues, muy grande delante del Señor el pecado de los jóvenes; porque los hombres menospreciaban las ofrendas del Señor.

A los hijos de Eli no les importaban los sacrificios que le hacían a Dios, a ellos lo único que les importaba era el saciarse.
A Dios le preocupa nuestra salud, tenemos que cuidarnos, para no estar enfermos después, debemos de saber decir NO a nuestros apetitos.