Google+

SI NO PUEDES DISCERNIR LA FALSA DOCTRINA ES PORQUE NO ERES DE CRISTO




“¿Por qué no comprendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra.” Jn. 8:43.

“El que es de Dios escucha las palabras de Dios. Por esta razón vosotros no las escucháis, porque no sois de Dios.” Jn. 8:47

Miles de personas se declaran creyentes, e hijos de Dios porque asisten regularmente a una iglesia cristiana y han cumplido con los requisitos formales para ser miembros de la misma, como tener a Cristo en el corazón, bautizarse, haber hecho algún curso bíblico básico, diezmar y tener buen testimonio; es decir no fumar, no embriagarse, no fornicar, no maldecir ni tener un vocabulario obsceno, y no engañar más, etc.
Porque tienen modales y vocabulario cristianos, creen estar plenamente seguros de la autenticidad de su fe y de su amor por Dios. Sin embargo llama poderosamente la atención que tengan tantos problemas para interpretar las Escrituras y para identificar a través de ellas la verdad de la mentira; lo que es de Dios y lo que no es de Dios ¡No tienen discernimiento en absoluto! Porque no comprenden la Palabra de Dios.
La Biblia enseña claramente que Dios ha dado su Espíritu a todos los que han creído en Jesucristo con el propósito de que conozcan toda la verdad “Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad” Jn.16:13.
Entonces ¿cómo es posible que alguien que dice ser cristiano no pueda discernir la falsa doctrina y a los falsos maestros aun cuando se le presentan todas las pruebas bíblicas que no dejan lugar a ninguna duda? Solo puede haber una explicación posible. No escuchan ni se aperciben porque no tienen el Espíritu Santo y no son de Dios.

Todo el que ha nacido de nuevo tiene la capacidad dada por el Espíritu Santo para discernir a un falso profeta. Indefectiblemente se sentirá quebrantado y angustiado al escucharle porque es templo de Dios y está habitado por su Espíritu: “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” 1Cor. 6:19.
Es imposible que un verdadero creyente pueda permanecer por mucho tiempo bajo una falsa doctrina, ni podrá soportar ser ministrado por un falso maestro sin darse cuenta que no es un siervo de Dios: “Pero al extraño jamás seguirán; más bien, huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños." Jn. 10:5
Solo los falsos cristianos siguen a los falsos profetas y se dejan engañar por ellos fácilmente: “Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas." Jn. 10:26 ¿Por qué cuando se les demuestra con pruebas que están siguiendo una falsa doctrina aun así no creen? La respuesta la encontramos en la misma Biblia:
“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” 2Cor. 4:3-4.
Todos los seguidores de Cash Luna, Guillermo Maldonado, Ricardo Rodríguez, Rony Chávez, Benny Hinn, Claudio Freidzon, Dante Gebel, Ana Méndez y de otros falsos profetas similares, en realidad según lo que enseña la Biblia, no son hijos de Dios, sino falsos cristianos cegados por el diablo y rumbo al infierno.
“El advenimiento del inicuo es por operación de Satanás, con todo poder, señales y prodigios falsos, y con todo engaño de injusticia entre los que perecen, POR CUANTO NO RECIBIERON EL AMOR DE LA VERDAD PARA SER SALVOS. Por esto, Dios les enviará una fuerza de engaño para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” 2Tes. 2:9-12.

Este pasaje confirma que los falsos profetas son el juicio de Dios para todos los falsos cristianos que no aman la verdad, y creen ciegamente en ellos por causa de los milagros, las sanidades y los prodigios que realizan, pero no pueden discernir las mentiras que les predican.