Google+

EL ERROR DEL DIEZMO


Los cristianos que dicen que el diezmo es obligatorio hoy en día, utilizarán todo tipo de estratagema para que la gente diezme y para hacer sentir culpable a los que no lo hacen. He aquí algunas artimañas y su refutación a continuación:


1) Abraham y Jacob diezmaron antes de la Ley :

En el caso de Abraham, el NO dio los diezmos de sus pertenencias o ganancias, sino del botín de guerra como resultado de su victoria sobre los reyes de Mesopotamia. Jacob, por su parte, prometió a Dios el 10 por ciento de sus posesiones si Dios lo guardaba en su viaje a casa. Ambos diezmaron como respuesta a una bendición. No se trató del diezmo mosaico en el cual la persona debía diezmar le fuera como le fuera, bien o mal. Por otra parte, si los cristianos debemos diezmar hoy basados en este argumento, también debemos circuncidarnos porque los patriarcas lo hicieron. o guardar el Sabado ya que figura en la misma creacion,Decir que los judíos practicaban el diezmo antes de la Ley es abusar el texto bíblico.


2) Desde que el Nuevo Testamento no prohíbe específicamente diezmar, entonces la práctica sigue en efecto hoy :

Una lectura de Hechos 15 despeja las dudas y pone este argumento bajo tierra. Allí el Espíritu Santo y los apóstoles decidieron que los gentiles no estaban obligados por la Ley y sólo enumeraron ciertas excepciones como abstenerse de idolatría, sangre de ahogado y fornicación, pero no mencionaron ni sombra de la ley de diezmar. Además, si debemos diezmar por la simple razón de que el mandamiento no está abolido específicamente en el Nuevo Testamento, entonces deberíamos guardar otras partes de la Ley que no están mencionadas en Hechos 15, entre ellas: hacernos flecos en las cuatro puntas de nuestras ropas (Dt. 22:12); mantener nuestros cabellos y barbas de acuerdo a la Ley (Lv. 19:27; perdonar a nuestros deudores cada siete años ( Dt. 15:1,2), etc.

3) Los cristianos deben diezmar porque al hacerlo reconocemos que todo le pertenece a Dios :

No existe en la Biblia ninguna mención de esto. Una persona puede reconocer el principio de que Dios es dueño de todo sin necesidad de diezmar. Este argumento, por lo tanto, es una invención para hacer sentir a la persona culpable frente a Dios.

4) Diezmar es parte integral de la vida cristiana :

No existe en absoluto ninguna Escritura para apoyar esta idea. Aun más, como dijimos anteriormente, no hay ningún versículo o pasaje en el Nuevo Testamento que ordene o dé mandamiento de diezmar a los cristianos. Tampoco hay un solo ejemplo de un cristiano diezmando en la Biblia.

5) Si no diezmamos le estamos robando a Dios :

Esta es la triquiñuela favorita de muchos pastores. Usan el pasaje de Malaquías en el capítulo 3. El libro de Malaquías no fue escrito para los cristianos. Los profetas del AntiguoTestamento se caracterizaban por exhortar al pueblo a guardar la ley de Dios. Malaquías también lo hace (Mal. 4:4), por lo tanto, ¿cómo puede ser que Malaquías 3:8, (¿Robará el hombre a Dios?) haya sido escrito para los cristianos, los cuales no estamos bajo la Ley? Jesucristo dijo que la ley y los profetas fueron hasta Juan (Lc. 16:16). Como si esto fuera poco, acusar a los cristianos que no diezman de ladrones es condenarlos al infierno virtualmente, ya que 1 Corintios 6:10 dice que los ladrones no heredarán el reino de Dios. Los que quieren imponer sobre los cristianos el diezmo del Antiguo Testamento, tendrían que saber que bajo la ley, aun si diéramos el 10 % , estaríamos robándole a Dios, ya que como hemos visto la suma total de los diezmos era por encima del 20 %. Otro punto a considerar es que eran los levitas los que debían de traer el 10% de los diezmos, es decir el diezmo de los diezmos, “a la casa de nuestro Dios, a las cámaras de la casa del tesoro” (Neh. 10:38). Por lo tanto, Dios estaba reprendiendo a los levitas en Malaquías 3, no al pueblo. El equivalente a los levitas en tiempos modernos serían los controversiales pastores que exigen el diezmo. ¿Traen ellos el diezmo de los diezmos a la iglesia? ¿O continúan viviendo en abundancia a expensas de su pobre grey?

Conclusión

El mandamiento de diezmar no es para los cristianos. No diezmar no es equivalente a pecar, robar o desobedecer a Dios. Los ministros que enseñan lo contrario deben arrepentirse de enseñar algo que es contrario a la Palabra de Dios y que aprisiona a los cristianos en un sistema legalista enemigo de la gracia. En materia de ofrendar a Dios debemos seguir nuestra conciencia y usar discernimiento. 
 Para que no se nos mal entienda, proponemos lo que la Biblia enseña, que el cristiano debe ofrendar regularmente (Ro. 16:1), de acuerdo con sus posibilidades. No se trata de ofrendar cuando “sienten” que deben hacerlo, o guiados por sus emociones, sino como una manifestación disciplinada de su amor por el Señor.
Obsérvese que dije “de acuerdo con sus posibilidades”. Si como resultado de una economía inestable usted pierde su trabajo o sus ingresos son cercenados, si usted integra las filas de los desposeídos a través del mundo, no tiene porque ofrendar. Por el contrario, es la iglesia la que tiene que ayudarlo a usted, si la iglesia está en condiciones de hacerlo. Si usted tiene que elegir entre alimentar su familia o dar a la iglesia, escoja lo primero, porque el que no provee para los suyos es peor que un incrédulo (1 Ti. 5:8).
Por último, digamos que ofrendar o dar diezmo para salir de una deuda, o para que Dios nos dé más, no es bíblico. Se trata de un mito propagado por los falsos maestros de la confesión positiva y el evangelio de la prosperidad