Google+

WikiLeaks revela guerra diplomática de EUA promoviendo alimentos genéticamente modificados


Trabajando directamente para Monsanto, diplomáticos de Estados Unidos amenazaron con sanciones comerciales a países que rechazaran los cultivos genéticamente modificados e iniciaron una campaña mundial para promover esta nociva forma de cultivar la tierra y los peligrosos alimentos que genera
Cables filtrados por WikiLeaks muestran que Estados Unidos se ha embarcado en una cruzada mundial para promover los alimentos genéticamente modificados, favoreciendo a empresas estadounidenses como Monsanto y con completa desconsideración de los riesgos a la salud y daños a la tierra que el cultivo de estos alimentos genera.
Un cable de la embajada de Estados Unidos en París recomienda iniciar una guerra comercial con países de la Unión Europea que se oponen a los cultivos genéticamente modficados (GM). En respuesta a la prohibición de una variedad de maíz GM de Monsanto en el 2007, el embajador Craig Stapleton, ex socio del presidente George Bush, pidió a Washington penalizar a países que se negaran a apoyar estos cultivos. El embajador recomendó contraatacar y "causar dolor a lo largo de la Unión Europea", para hacer surgir las voces en pro de la biotecnología.
Otros cables muestran que la estrategia de empujar los cultivos genéticamente modificados fue difundida a lo largo del mundo, tal es el caso de África donde se llevaron a cabo operaciones de inteligencia para sesgar las políticas locales en torno a la agricultura genéticamente modficada.
Estados Unidos enfocó parte de su esfuerzo en convencer a obispos católicos en países en vía de desarrollo que se oponen a estos controversiales cultivos que son promovidos bajo la bandera de acabar con el hambre pero que ha sido demostrado que provocan una larga lista de efectos nocivos para la salud, como cáncer o mutaciones genéticas.
Cables de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano muestran que Estados Unidos cree que el Papa apoya ampliamente el uso de cultivos genéticamente modificados después de un largo lobby de los consejeros de la Santa Sede, pero que le gustaría ver que el Papa se pronunciara en público a favor de estos cultivos. Los cables señalan que el consejero especial de biotecnología de Estados Unidos cabildeó a consejeros del Vaticano para que el Papa declarara en público su apoyo.
Los cables, además, muestran que diplomáticos estadounidenses trabjaron directamente para compañías como Monsanto (una empresa que ha obtenido incluso un premio a la perversión ambiental) a la vez que encontraron en España, particularmente en el secretario de estado Josep Puxeu, un aliado para persuadir a la Unión Europea de no fortalecer sus leyes de cultivo de alimentos genéticamente modificados.
Más allá de los chismes políticos de alto vuelo, junto con las revelaciones de espionaje biométrico en la ONU, estos cables de WikiLeaks podrían ser los más importantes hasta el momento. Mostrando una colusión entre el gobierno de Estados Unidos y las compañías de alimentos genéticamente modificados, que no sólo generan enormes riquezas, fundamentalmente apunta a degenerar sistemáticamente la salud de los habitantes del planeta y de la tierra misma. Sin embargo poca atención han recibido en comparación con otros cables muchos menos significativos