Google+

Predicaciones color de rosas para un mundo en crisis

Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz. - Jeremías 6:14 El profeta Jeremías describe la situación moral de Judá y Jerusalén. Cada cual se había apartado por su camino siguiendo la avaricia y provocando la ira del Señor. El lamentable y obstinado comportamiento de hacer el mal y luego pensar que se hace bien hacían que la ira de Dios ardiera mucho más. Por otro lado, los profetas en vez de hablar la verdad, estaban ciegos anunciando el bienestar futuro y buscando curar con liviandad la herida del pueblo de Dios. Mi abuelo solía decir: "la medicina que amarga es la que cura", sin embargo, a la gente lo que le gusta es lo dulce al paladar. Tienden a pensar que pasándole la mano al malo esto le servirá de ayuda para el futuro. Pero la Biblia dice otra cosa: "Porque el Señor al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere". - Proverbios 3:12 "Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor". - Ecl. 12:11 Hoy día sucede lo mismo, gran parte del pueblo de Dios anda desnudo pero a la misma vez pensando que posee rompas espléndidas. La situación de la iglesia está retratada de antemano: "Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo". - Apoc. 3:17 No hay nada peor que la necedad. Los que se suponen traigan palabras de verdad y de sabiduría a menudo los vemos predicando fabulas  y sandeces enfocadas sobre cosas materiales. Usando la Biblia para orientarla e infundir a los fieles a obtener a los tesoros perecederos de esta tierra. Como si fuera poco, tenemos a los que tienden a negar la misma palabra de Dios pretendiendo ser más sabios que Cristo mismo. Bajo el título de doctores y neciamente envueltos en falso intelectualismo pretenden imponerse en el pueblo de Dios negando las cosas del provenir. Las predicaciones de hoy están llenas de falsas expectativas: -Un mundo color de rosas donde todas las naciones se volverán a Cristo, es decir, serán conquistadas para Cristo antes de su venida. Sin embargo la Biblia afirma que Cristo vendrá cuando la iglesia está durmiendo y envuelta en una gran apostasía: - Mateo 25:1-13 - I Timoteo 4:1 - 2 Tes. 2:3 "Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad".-Marcos 13:35-37 Hoy, mientras la iglesia durme en los laureles y muchos denominados apóstoles y profetas predican que mañana será un día mejor y más excelente (Is. 56:12) lo que se acerca sobre la tierra es la hora más terrible que jamás haya tenido lugar en la historia. "porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá". - Marcos 13:19 Los pastores andan callados y silenciosos predicando prosperidad económica material y llenando sus bolsillo envueltos en gran comodidad. Sin embargo, no pueden advertirle al pueblo de la tragedia que se avecina ya que lo que la gente desea escuchar es cosas color de rosas y que los hagan sentirse bien y autorealizados en esta vida. LO QUE LA GENTE QUIERE ESCUCHAR ¿No ha notado que en este tiempo los libros que se venden son aquellos que le venden a la gente mundos de fantasías donde la gente llegue a ser millonarios y convertirse en semidioses? La gente prefiere escuchar "ministros" que les susurren a los oídos cosas bellas y lindas, pero nada que ver con reprender los pecados y sacarlos del error y de la tibieza espiritual. Todos quieren oír que irán al cielo en los caminos distorcionados por los que andan. El tema del momento es el ecumenismo. Todos quieren ir al cielo montados en sus bicicletas religiosas diversas. Nada que ver con dejarlo todo y seguir a Cristo Si usted lee el libro de Los Hechos se dará cuenta que los apóstoles de Dios tampoco eran de esos que hablaban para satisfacer al público por medio de halagos o cosas divertidas o entretenidas. Fue por eso que fueron perseguidos, encarcelados, maltratados y muchos de ellos asesinados. Sin embargo hoy, graciosamente el mundo tiende a premiar a los predicadores modernos. Son aplaudidos, reconocidos, premiados incluso por grupos masónicos antireligiosos. Los ministros cristianos hasta llegan a ser reconocidos con los premios seculares y compiten en sus mercados. Se nos dice: "Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece". -Juan 15:19 Cuando todos nos aplauden, es el momento que debemos velar por nuestros pasos no sea que nos estemos engañando a nosotros mismos. Cuando un ministerio pretende ser más santo que Cristo, es decir, agradar a todo el mundo por medio de palabras adornadas, es el momento cuando deben reconocer su desviación. Jud 1:16
Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.


1Ts 5:2-4 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.

Luc 21:34 Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.