Google+

EL DESEO FERVIENTE DE LOS MASONES DE RECONSTRUIR EL TEMPLO DE SALOMON


Los cristianos verdaderos normalmente no le dan mucha importancia al templo del Rey Salomón, porque entienden que ya Jesucristo cumplió todas las leyes del Antiguo Testamento, de las cuales el templo formaba parte integral. Jesús dijo en Mateo 24 que el glorioso Templo de Herodes, que fue remodelado después del Templo de Salomón, sería destruido totalmente. Escuche:

“Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.” Mateo 24:2

La historia registra, que este Templo que impresionó tanto a los discípulos de Jesús, fue destruido en el año 70 D.C. por el ejército romano que había puesto sitio a la ciudad; además, aunque los soldados tenían órdenes estrictas de no destruirlo, ellos le prendieron fuego, y lo hicieron arder por tanto tiempo y tan completamente, que las piedras se quemaron hasta derretir el oro que cubría los ladrillos. Cuando el fuego se enfrió, la profecía de Jesús se había cumplido a cabalidad.
En las epístolas del Nuevo Testamento, ni Pablo ni ningún otro Apóstol hizo énfasis en el Templo; de hecho, virtualmente lo ignoraron. El escritor a los Hebreos dejó bien claro que el Pacto con Jesucristo abolió completamente el Primer Pacto, del cual el Templo formaba parte esencial. Escuche lo que dice Hebreos:
“Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley”. [Hebreos 7:11-12]
¡Este pasaje presenta claramente que Dios consideró que el Primer Pacto era defectuoso, y era necesario reemplazarlo! Y cuando usted cambia el pacto, cambia también el sacerdocio y la ley concerniente al sacerdocio. No es muy difícil imaginarse que si Dios cambiaría el Primer Pacto y aboliría su sacerdocio, aboliría el Templo por igual. Esa es la razón por la que leemos la acción que Dios tomó, cuando Jesús colgaba de la cruz y “entregó el espíritu”:

“Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo…” [Mateo 27:51]

De manera sobrenatural, Dios rasgó en dos la cortina que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo, mientras que el santuario estaba lleno de feligreses que habían ido a adorar durante el sacrificio anual por los pecados de Israel. Repentinamente, debieron de haberse horrorizado cuando Dios rasgó la cortina, dejando el Lugar Santísimo totalmente abierto. Muchos de ellos debieron haber temido morir, porque nadie podía entrar allí y vivir, excepto el Sumo Sacerdote, y solamente una vez al año. El rasgar la cortina fue la señal de Dios de que el Primer Pacto, con su Templo y sacerdocio, eran ya irrelevantes, y serían reemplazados por Su segundo Pacto a través de Jesucristo.
El escritor a los Hebreos habla sobre este tema:
“Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.” [Hebreos 7:22]
Nuevamente dice: “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.” [Hebreos 8:13]
¿Vio usted eso? “…y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.”
Es por eso que los cristianos genuinos han ignorado virtualmente los templos de Salomón y de Herodes, excepto para tener un mejor entendimiento del Pacto del Antiguo Testamento. Nosotros entendemos que Dios destruyó el templo porque había instituido el segundo Pacto superior a través del nuevo Sumo Sacerdote superior, que es Jesucristo. Para nosotros, el Templo de Salomón solo es una interesante pieza de historia.

Pero no es así para los paganos Masones. En su religión, el Templo tiene un rol extremadamente importante.
¡LOS MASONES DECLARAN QUE LA MASONERÍA ES UNA RELIGIÓN!
Detengámonos aquí por un momento, para ver la mentira masónica de que su organización no es una religión. Veamos algunas citas:
Cada Logia masónica es un templo de religión, y sus enseñanzas son una instrucción en religión.” [Morals and Dogma" (Morales y Dogmas), Albert Pike, p. 231-L]
“Ella [La Masonería] es la religión universal, eterna e inmutable, tal y como Dios la plantó en el corazón de toda la humanidad”. [Ibíd., p.219-M]
“Pero las organizaciones masónicas en las que se abrigaban esas leyendas, como las logias masónicas de hoy, eran cuerpos religiosos”. [The Holy Bible: The Great Light In Masonry", King James Version, Temple Illustrated Edition, A.J. Holman Company, 1968, p. 26]
“…la masonería podría muy bien ser reconocida como una institución religiosa”. ["A New and Revised Edition: An Encyclopedia of Freemasonry and Its Kindred Sciences", by Albert Mackey, M.D., 33º, Volume II, p. 618.
¡No se engañe; la masonería es una religión!

¡EL TEMPLO DE SALOMON ES EL CENTRO Y CORAZÓN DE LA MASONERIA!

Ahora que hemos demostrado ampliamente que el cristiano verdadero no tiene ninguna afinidad con el templo de Salomón, ya que Dios lo destruyó y anuló el sacerdocio levítico que lo acompañaba, examinemos la importancia que este tiene para la práctica de la religión masónica.
“De todos los objetos que constituyen la ciencia masónica del simbolismo, la más importante, la más apreciada por los masones, y por mucho la más significativa, es el templo de Jerusalén. La espiritualización del templo es el primer, más prominente y penetrante de todos los símbolos de la masonería… Quite de la Masonería su dependencia en el templo; deje sus rituales sin todas las referencias al edificio sagrado y a las leyendas y tradiciones que le conectan a él, y todo el sistema decaerá y morirá en un instante…”["Encyclopaedia of Freemasonry", by Albert Mackey, MD, 33º and Charles T. McClenachan, 33º, Revised Edition, by Edward L. Hawkins, 30º and William J. Hughan, 32º, Volume II, M-Z, published by The Masonic History Company, Chicago, New York, London, 1873, A.G. Mackey, 1927, by the Masonic History Company.]
Permítanos repetir la importante declaración que hizo el notable autor masón de grado 33, Albert Mackey:
“Quite de la Masonería su dependencia en el templo; deje sus rituales sin todas las referencias al edificio sagrado y a las leyendas y tradiciones que le conectan a él, y todo el sistema decaerá y morirá en un instante…”
¡Por lo tanto, lo primero que nosotros queremos que usted entienda es que la Masonería es total y absolutamente devota al Templo de Salomón, sin el cual toda la estructura y fundamento de ellos moriría! Entonces la masonería está en completo contraste con el Cristianismo bíblico verdadero. ¡En otras palabras, la masonería está enraizada hasta lo más profundo de sus fundamentos en el Primer Pacto del Antiguo Testamento, mientras que el Cristianismo bíblico está enraizado al Segundo Pacto de Jesucristo, tal y como se describe en el Nuevo Testamento!
Mackey habla muy claro de este hecho: “La masonería ha derivado su simbolismo del templo, como si este tuviera casi todas sus ideas simbólicas del pueblo Hebreo…” [Ibíd.] Ya que el Antiguo Testamento fue escrito originalmente en Hebreo, y el Nuevo Testamento en Griego, Mackey está diciendo claramente que la Masonería está enraizada en el Antiguo Testamento.
En la Biblia masónica que citamos más adelante, en la Edición del Templo Ilustrado, el autor del prefacio arroja algo más de luz sobre la importancia del Templo de Salomón para la Masonería.
“Las tradiciones y romance del Templo del Rey Salomón son de gran interés para cualquiera que lea la Biblia. Tienen una trascendencia importante para los masones. El Templo es un símbolo excepcional en la Masonería, y la historia legendaria de su construcción es la base fundamental de la norma masónica, y su guía para conducirse en la vida… Lo mejor de la historia masónica y su escritura filosófica ha sido hecha sobre su descripción del Templo, y su relación con el ritual masónico”. [The Holy Bible: The Great Light In Masonry", King James Version, Temple Illustrated Edition, A.J. Holman Company, 1968, Forward entitled, "The Bible and King Solomon's Temple in Masonry", by John Wesley Kelchner].

Repasemos este importante segmento:

“Las tradiciones y romance del Templo del Rey Salomón… tienen una trascendencia importante para los masones.
“La palabra ‘trascendencia’, es usada por el Cristianismo bíblico para describir a Dios mismo. Tal y como lo explica el diccionario, Dios es verdaderamente “trascendente”, y “sobrepasa el límite de la comprensión humana”; “existir por encima e independientemente de la experiencia material, o del universo”. ¡En otras palabras, el Templo de Salomón es para los masones lo que Dios es para los cristianos!
Entonces, la creencia en el Templo de Salomón trasciende la Masonería misma, existiendo por sobre todo e independientemente de ello. ¡La Masonería ha puesto su fe “trascendente” en una construcción que el mismo Dios verdadero destruyó no una, sino dos veces!

HAY DOS TIPOS DE PERSONAS INTERESADAS EN LA RECONSTRUCCION DEL TEMPLO DE SALOMON : LOS MASONES Y EL ANTICRISTO...PERO NO LOS CRISTIANOS.


lea la segunda parte de este articulo haciendo CLICK AQUI