Google+

ocuparnos en nuestra Salvacion

"Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor" (Fil. 2:12)


La palabra griega que hemos traducido como "ocupaos" es una forma intensiva de la
palabra para trabajo o labor. Significa trabajar en algo de manera minuciosa y dedicada,
traer algo a su conclusión plena y completa, y así tiene la idea de realizar o lograr algo de
manera completa. Podía usarse para describir el trabajo del agricultor quien trabaja a lo
largo del año para hacer que las semillas lleguen a producir una cosecha completa.
Aquí en nuestro texto significa que nos ocupamos en nuestra salvación de manera plena en
todas las áreas de la vida sin dejar ninguna piedra sin ser levantada. Significa que no vamos
dejando la tarea poco a poco o que no nos detenemos a medio camino, que nos mantenemos
avanzando hasta que todo aquello por lo que Cristo murió haya sido realizado en nosotros.
Es la misma idea que hay en la palabra "perseverancia" cuando se aplica al creyente que
sigue avanzando aún en contra de todo lo que pudieran arrojarle.
Es un eco de Proverbios donde encontramos a una persona que ha cocinado unos alimentos,
¡pero que está demasiado cansada para comerlos! (Proverbios 26:15). Y la figura gráfica
del agricultor que está demasiado soñoliento como para levantarse y trabajar en la granja de
modo que ésta se ve conquistada por la maleza (Proverbios 24:30).
En el contexto del versículo significa que debemos llevar nuestra obediencia hasta que ésta
sea completa. Nos hemos sometido a Cristo, sabemos lo que Él quiere de nosotros, ahora
llevamos esto a cabo de manera completa.
Una vez más permítanme recordarles el contexto, la obediencia del Señor Jesús al
humillarse a Sí mismo desde lo más elevado hasta el fondo de lo más bajo. Los teólogos y
los estudiosos de la Biblia han argumentado y discutido los versículos 5 al 11 de este
capítulo, de hecho casi han llegado a los golpes para proteger lo que han considerado
artículos de fe. Pero muy pocos se han dado cuenta que esto no está allí como una especie
de forraje para la doctrina sino para ser llevado a cabo en una conducta como la Suya, en el
poder de Su Espíritu.
¡Se debe notar que esto no está hablando de trabajar para alcanzar la salvación! Está escrito
para aquellos que son creyentes y que ahora han de ocuparse en la vida que ha sido
plantada en ellos. Pablo describe perfectamente esto en Efesios 2:8-10. "Porque por gracia
sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras,
para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas
obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas."
La salvación es un don de principio a fin recibido por medio de la fe. Pero el resultado es
que el Espíritu Santo nos vuelve a crear y nos capacita para andar en buenas obras. No
somos salvos por buenas obras sino que somos salvos para realizarlas. Se debe notar que las
"buenas obras" son de hecho las "obras de Dios" que son llevadas a cabo a partir de la vida
de Dios en nuestro interior.
Descansar en Cristo no significa que somos pasivos, sino que es más bien una nueva clase
de actividad que se deriva de descansar en Su obra en la cruz y en el don de Su Espíritu.
Otras epístolas hablan de "vestirse" de la conducta de la nueva vida así como nos
"despojamos" del viejo estilo de vida.
El tiempo del verbo indica un compromiso de ocuparnos en la salvación como un estilo de
vida, no un acto aislado de dedicación que se va desvaneciendo cuando el andar se hace
difícil. La salvación es un acto único en la vida y también un proceso en el que nos
ocupamos diariamente en lo que Él ha colocado en nosotros.
Si no aprendemos a "ocuparnos en nuestra salvación" estaremos por siempre siguiendo a la
última experiencia de crisis y nunca podremos completar nada. Igual que el necio de
Proverbios colocaremos lo que hemos cazado en nuestra bolsa, pero luego estaremos
demasiado aburridos poniéndole los aderezos y trayéndolo a casa... ¡de modo que ni
siquiera lo asamos! (Proverbios 12:27).
Nuestro "ocuparnos" no es para llevarse a cabo de forma aislada sino en el contexto de la
comunidad de creyentes; realizamos nuestro "ocuparnos" junto con nuestros hermanos y
hermanas - ¡ellos son parte de nuestro ocuparnos! Cada uno es responsable por tener la
mente de Cristo y al hacerlo traeremos vida y salud a toda la iglesia.
Pidamos al Espíritu Santo que aplique estas palabras en donde ya estás hoy, que esta

que la lectura de este articulo sea un nuevo comienzo para la "ocupación" en Su salvación para el resto de tu vida
 
.Luc 21:34 Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

Mat 16:26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?